¿Cuántas mujeres están inscritas en el régimen especial del mar en el Mediterráneo?

El Régimen Especial de Trabajadores del Mar (RETM) es un régimen especial de la Seguridad Social en el que se incorporan los trabajadores del mar. Son aquellos que realizan su actividad a bordo de embarcaciones, buques o plataformas de la Marina Mercante, de pesca en el mar, de tráfico interior de puertos, deportivas y de recreo, y plataformas fijas. Aquí se incluyen quienes extraen productos del mar, investigadores, personal de seguridad, buceadores, rederos, estibadores, prácticos de puerto o administrativos.

En general, las condiciones son las mismas que para el Régimen General, pero lo destacable es que los trabajadores del mar pueden retirarse antes de lo previsto gracias a una serie de coeficientes reductores según tipo de embarcación o trabajo desempeñado y con un tope de 10 años, que se restan a la edad ordinaria de jubilación.

En la web de la seguridad social es posible saber mensualmente cuantos hombres y mujeres están inscritos en este régimen general por provincia. De manera agregada un 9% de las personas en el régimen especial del mar en el Mediterráneo son mujeres. A continuación os aportamos la información desagregada a fecha del mes de abril 2021.

RÉGIMEN ESPECIAL DEL MAR
HombresMujeres
Almería613
Granada71
Málaga1102
ANDALUCÍA1796
ILLES BALEARS15135
Barcelona19731
Girona16716
Tarragona23315
CATALUÑA59762
Alicante/Alacant18325
Castellón/Castelló935
Valencia/València575
COM.VALENCIANA33235
REG. DE MURCIA1274

Es importante recordar que, tal como señalábamos en otra de las entradas, una parte de las mujeres en el ámbito por ejemplo pesquero no están registradas en este régimen pese a en ocasiones hacer labores similares, sino bajo otros epígrafes o no están registradas, por lo que no debemos olvidar que en la tabla anterior están infra representadas.

En otra entrada pondremos números a la participación de la mujer en otros ámbitos de la economía marítima, como la distribución minorista y manipulación, que no están registrados en este régimen especial.

Jimena Quirós, la primera ocenógrafa

¿Sabías que la primera española que se embarcó en una campaña oceanográfica como científica lo hizo en 1921 para estudiar las aguas del Mediterráneo? Se llamaba Jimena Quirós y era Almeriense. Tuvo una vida muy intensa, llena de dificultades y retos. Os recomendamos muy fervientemente el texto de “mujeres conciencia” que podéis encontrar aquí.

Fuente: oceánicas

Ella inició el camino, pero tras ella muchas otras investigadoras españolas han contribuido y siguen contribuyendo a que conozcamos mejor nuestro mar y todos los mares del mundo. ¡Gracias!. Se ha avanzado mucho, pero no olvidemos que un estudio publicado recientemente nos recuerda que en la investigación marina a escala global sigue habiendo un sego de género importante.

Ah, y si tenéis curiosidad por conocer la historia de otras pioneras del estudio de los océanos, no dudéis en visitar el web de “Oceánicas”, que podéis encontrar aquí. Es muy recomendable.

Nota: imagen destacada, fuente oceánicas.

Mujeres en el sector pesquero valenciano

Aún es usual concebir el mundo de la pesca como un sector laboral desempeñado mayoritariamente por hombres, sin embargo, el papel de la mujer es mucho más importante del que usualmente se reconoce.

Recientemente se ha publicado en la revista Sociologia Ruralis el artículo “‘The Sea is Our Life’. Woman in the Fishery Sector of the Valencian Community” que nos ofrece información novedosa de la Comunidad Valenciana, y en el que nos basaremos para esta entrada.

Actualmente las mujeres están presentes en diverso grado en todo tipo de roles vinculados al sector pesquero: pescadoras; gerentas, secretarias y miembros del personal de las cofradías; armadoras; directoras y trabajadoras en plantas de procesado, y participando en todo tipo de roles en el ámbito de la comercialización.

El 21% de miembros afiliados al REM (Régimen Especial del Mar) son mujeres, lo que demuestra que su presencia en este sector no es anecdótica. Pese a ello su presencia es irregular en función de la tarea analizada, por ejemplo, a bordo de las embarcaciones pesqueras su número es muy bajo -no alcanza a un 3% en Europa-.

A las labores reconocidas en el Régimen Especial del Mar se le añaden muchas otras, por ejemplo, es usual su participación en tareas de apoyo en la reparación de redes -con una importante presencia de hasta un 88% de mujeres-, compra de suministros, administración y gestión de las actividades pesqueras, limpieza y reparaciones en los equipos de las embarcaciones, etc. Todas ellas labores indispensables para el correcto desarrollo de la actividad pesquera.

La invisibilización de estas labores, en muchas ocasiones realizadas por mujeres, se producen por dos vías: o no son registradas en el ISM (Instituto Social de la Mar), y pasan por tanto a formar parte directamente a la economía sumergida, o se registran en epígrafes que no son los adecuados para cubrir el conjunto de actividades que llevan a cabo.  

El trabajo administrativo suele estar clasificado en un régimen social diferente al marítimo, por lo que gran parte del trabajo de papeleo que desempeñan numerosas mujeres no se refleja en los datos estadísticos del sector. Funciones como la revisión de documentos del personal, la gestión de los permisos del puerto, el cumplimiento de los registros legales, la toma de medidas vinculadas a las inspecciones de seguridad, o la gestión de las finanzas de las empresas pesqueras se catalogan en ocasiones mediante figuras de “colaboración con miembros familiares” o “trabajadoras por cuenta propia” pero no se incorporan a las estadísticas sectoriales.  Además, mientras las embarcaciones están pescando en la mar, el personal de tierra -donde predomina la mujer- en ocasiones va más allá de sus funciones establecidas legalmente y se encarga de tareas como la preparación del material para la recepción del producto, y posteriormente su empaquetado y transporte hacía la lonja, o la asistencia en la venta de la mercancía.

La no incorporación de las tareas realizadas por mujeres en los epígrafes adecuados o directamente la falta de todo registro administrativo crea una enorme economía invisibilizada en el sector pesquero, que produce dificultades en los registros salariales y laborales. Algunos ejemplos de estos problemas aparecen en las pensiones, en el registro de bajas o en las dolencias ocasionas por el trabajo.

Pese a que se han dado grandes pasos adelante en los últimos años aún estamos lejos de la igualdad de derechos y oportunidades de la mujer en el ámbito pesquero, y para conseguirlo necesitamos en primer lugar visibilizar en las estadísticas y en la sociedad una realidad que en los puertos ya es evidente.